La receta de los domingos: tartaleta de parmesano (por Rafa).

¿ya habéis pensado qué váis a comer hoy?, ¿qué tal enharinar la cocina y ponerse manos a la obra (y a la masa) para preparar una tartaleta de parmesano muy muy sencilla que cubrir luego de lo que os apetezca?

la foto

INGREDIENTES:

160 gr. de harina

110 de gr. de mantequilla

50 gr. de queso parmesano rallado

25 ml de agua fria

una pizca de sal

PREPARACIÓN:

Esta es una masa tipo brisa muy sencilla que, con queso parmesano, queda muy cruijientita y tiene mucho sabor.
Si la horneamos después le da, además, un toque tostadito muy bueno.
Se puede comer sola de aperitivo o elaborándola un poco más como entrante en una comida.
Mezclaremos todos los ingredientes, los amasaremos hasta que la masa sea homogénea (no se tiene que amasar demasiado, para que no coja nervio).
La dejaremos reposar en nevera un par de horitas. Luego la iremos estirando con un rodillo ayudándonos de harina para que no se quede pegada ni a la mesa ni al rodillo.
Cuando esté bien estirada y finita (hay que tener en cuenta que siempre va a subir un poco por el efecto de la mantequilla), la cortaremos en la forma que nos guste mas (como si fueran crespells).
Luego la pincharemos con un tenedor para que suba de forma igual por todas sus partes y hornearemos a unos 160 grados 20 minutos.

Hay que tener en cuenta que depende de si nos gusta más tostadita o menos cambiará el tiempo de cocción.
Una vez sacada del horno vamos a intentar no devorarla (¡huele muy bien!) ya que nos podría abrasar el estomago….:P

La dejaremos enfriar. Es conveniente guardarla en un recipiente hermético.
Podemos servirla con setas variadas (de temporada) o las que más nos gusten, salteadas con un poco de ajito y perejil.
Le podríamos poner también una loncha de queso camembert encima y gratinarlo un poco al horno.
Este plato lo teníamos en la primera carta de verano de CLAXON.
Nosotros la servíamos con cebolla caramelizada encima (cortando la cebolla en juliana y dejándola cocinar con un poco de tomillo durante al menos una hora para que fuera caramelizando muy poco a poco, añadiéndole un poquito de azúcar), luego le cortábamos una locha de queso de cabra y la gratinábamos al horno o salamandra.
La acompañabamos con unas fresitas estofadas ( cortar las fresas a cuartos, hacer un almíbar a partes iguales de azúcar y agua, y cuando está caliente, añadirle las fresas para que se aflojen un poco, despues dejar enfriar).

 

¡Que la disfrutéis!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s