Sobre precio y valor.

Processed with VSCOcam with m3 presetCuando abrimos CLAXON lo hicimos con el convencimiento de que la cocina es amor, amistad y placer… y como todo lo anterior, solo se disfruta al máximo cuando se comparte. Por eso, y aunque queríamos hacer las cosas lo mejor posible, pensamos que no podía significar hacerlas a un precio que no permitiera a la gente que nos rodea disfrutar de ellas.

Frente a este objetivo teníamos dos opciones: reducir la calidad del producto o hacer muchas sumas, restas, multiplicaciones, divisiones y malabares con naranjas para conseguir que un buen producto fresco unido a unas cuantas ideas frescas dieran un total en el que ganáramos todos: amigos (o clientes, vaya) y nosotros.

Gracias a esa matemática diaria que nos hace un poco cocineros y un poco contables, podemos tener nuestro menú a 13’50€ entre semana y una carta a precios muy razonables la noche de los jueves, los viernes y la noche de los sábados.

Pero llegados a ese punto, se nos planteó una duda, ¿qué hacemos con los precios de los platos de la carta en la web?, ¿los publicamos a riesgo de que alguien que no nos conozca pueda pensar que el precio (ajustado) de los platos es equivalente a su valor y se espere un producto mucho más simple del que le ofreceremos si finalmente viene?, o por el contrario, ¿los obviamos con la seguridad de que el precio del menú, y las fotos de sus platos, que publicamos semanalmente darán una buena referencia a esos clientes que aún no nos conocen sin despistarles de lo esencial que es el plato?

Durante el primer año, nos hemos decantado por la segunda opción: mostraros una carta sin precios, pero como ya ocurrió con las fotos de los platos del menú que publicamos semanalmente, nos hemos dado cuenta de que vuestra curiosidad es mayor de lo que pensábamos (y vuestra confianza también), así que desde ayer, tenemos precios en la carta de la web, y estamos seguros de que con ellos, valoraréis también el valor (con todas las redundancias) del trabajo que se esconde detrás de la más difícil creatividad gastronómica: hacer algo bueno para todos.
Algo que (a nosotros), nos parece que no tiene precio…:)

 

*La caja registradora de la foto es un recuerdo familiar de los tiempos en que contábamos en pesetas (y no eran antiguas) que decora la barra de CLAXON.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s